UNAC
Siguenos en Facebook Siguenos en Twitter Siguenos por RSS
Los Cazadores de la UNAC

« Volver

CAZA SOCIAL

Acceder »

PATRIMONIO NATURAL CINEGETICO

Acceder »

LOS DERECHOS DE LA CAZA

Acceder »

IR A LA WEB

Acceder »

Tags

Luis Felipe Gutiérrez Bermejo
José Ant Pineda
CLub Monteiros Ribeira Sacra
UNITEGA
Juan Miguel Sánchez Roig
La Caza Menor en Tenerife
José Mari Agramonte Aguirre
Víctor Rafael Mascarell Mascarell
Juan Miguel Sánchez Roig
Jaime Veiga Fontán
Manuel Villanueva
Teófilo Ruíz Viñaspre
Carlos Irujo Beruete
Juan José García Estévez.
Miguel Iñigo Noain
Antonio Mota
Carlos Irujo
Miguel Íñigo Noáin
José Antonio Martínez del Hierro
Serafín Cortes Collado
José Ignacio Ñudi
Miguel Pou
Luis Felipe Gutiérrez

EL OCTUBRE PALOMERO DEL PIRINEO NAVARRO

miércoles, 30 de junio de 2010

Carlos Irujo

La caza de la paloma durante su ruta migratoria es una apasionante modalidad de caza que se ha efectuado desde tiempos inmemoriales en los puestos de los collados navarros del pirineo occidental, siendo las especies que se cazan mayoritariamente la torcaz y en menor cantidad la zurita, por estos pagos llamada txoloma.

Si nos desplazamos de este al oeste podemos nombrar las antiquísimas redes del valle Baztanés de Etxalar, donde es un espectáculo ver trabajar a sus palomeros desde sus atalayas a la entrada del valle bajando hasta las alturas de las copas de los hayedos a los inmensos bandos de miles de torcaces con la sola ayuda de sus palas de madera que imitan el picado de los halcones sobre ellas, dirigiéndolas hasta las redes donde sus compañeros que las atrapan por muchas docenas si la ocasión resulta propicia, o las líneas del que fue famoso coto nacional de Quinto Real ahora cedido a los pueblos de la zona pero que sigue subastando palomeras, el mítico Luzaide-Valcarlos en el valle de Lindux y punto de partida español del camino de Santiago, donde la practica totalidad de sus habitantes son cazadores que cogen las vacaciones en el mes de octubre, incluido mi padre que durante muchos años, a pesar de vivir el resto del año en Pamplona, trasladaba a Burguete su consulta de médico para disfrutar todo lo posible de su afición palomera, o los ya más cercanos a la provincia de Huesca como Guibelea en las cercanías del monte Orhy donde recuerdo que de crío tardábamos más de una hora y media a lomos de caballerías para acceder a las posturas.

En una segunda línea, ya en el interior de Navarra, existen otras líneas palomeras menos importantes en cuanto a número de capturas, pero no por ello menos atractivas para el cazador como las del Valle de Ulzama, donde existen unos fenomenales puestos de contrapasa, El Perdón, Valle de Arce, Arive, Aibar, muchas de las localidades de tierra Estella y de la Ribera.

Se trata de una forma de ver la caza y muchos otros aspectos que la rodean mucho mas intensa de lo que nos podamos imaginar, Si no, ¿Cómo podemos explicar la pasión de muchos cazadores tanto navarros como de otras comunidades, entre las que abundan los franceses, que igual que hicieron sus padres y sus abuelos guardan buena parte de sus vacaciones para cazar junto a sus amigos, que abonan en algunos casos importantes cantidades de dinero para pujar en unas subastas llenas de pretendientes tan locos por la caza como ellos, que trabajan con meses de antelación en la preparación de sus chabolas y el acarreo de leña, en la fabricación de puestos en hayas que en algunas ocasiones alcanzan los 30 metros de altura, pasando semanas acechando el horizonte a la espera de ese vuelo ideal que no llega, pero que cuando por fin se llenan los cielos de miles de palomas compensa con creces la larga espera?. Sin duda es una forma diferente y apasionada de vivir la caza y todo lo bueno que puede rodearla, como puede ser el aderezarla con inolvidables comilonas en las que abunda el buen disfrute de la gastronomía que tanto se estila por estas tierras y el mejor beber acompañado de largas partidas de mus, todo ello en un entorno natural único e incomparable como son las inmensas selvas del pirineo navarro pobladas de hayedos y de abetales que se van tintando en esta época de múltiples tonalidades que enamoran y enganchan para siempre a quienes tienen la ocasión de contemplarlas.

Como acceder a este tipo de caza: De los aproximadamente 4.000 puestos o púlpitos que hay en Navarra, un parte de ellos son cedidos por los ayuntamientos mediante adjudicación directa a las asociaciones locales de cazadores, cuyos socios practican en ellos una caza social, y otros, que son los que pueden interesar a nuestros lectores, son objeto de subastas al mejor postor, teniendo gran importancia en su precio final la comodidad de sus accesos y la calidad de las chabolas que los cazadores utilizan en sus ratos de ocio y descanso.

Precios: Si hablamos de precios, los hay como en botica, desde unas accesibles 180 € (30.000 pesetas) hasta unos excesivos 15.000 € si queremos acceder a alguno de los más famosos. (Basta recordar que hay años que las subastas de lineas de Quinto Real y Gabarbide de Valcarlos fluctúan entre 30 y 40 millones de pesetas). Medio centenar de ellos son considerados de una categoría especial por su elevado número de capturas, llegando a varios centenares de ejemplares en el mes que dura la pasa, superando en casos excepcionales las 500 palomas.

El número de palomas que se pueden abatir durante la temporada no se ha sabido nunca oficialmente, ya que los cazadores no tienen la obligación de informar de las capturas realizadas, pero se popularmente se ha hablado de cifras alrededor de los 100.000 ejemplares, cantidad que creo que en la actualidad es bastante inferior, ya que parece ser que a pesar de que las poblaciones de paloma que hay en Europa son estables, incluso con tendencia a aumentar, lo cierto es que debido a la bonanza de la meteorología ello hace que los inviernos sean ahora más suaves, así como el espectacular aumento de los cultivos intensivos en toda Francia y en resto de Europa, lo que hace que un cierto número de palomas no se tengan que desplazar al sur en busca de alimento es lógico que estén perdiendo parte del espíritu migratorio que tenían hace años. Se habla de que antiguamente cruzaban el pirineo unos 10 ó 12 millones de palomas y hoy en día ha disminuido hasta los 2 ó 3 millones. Si a esto le sumamos que antiguamente los bandos de palomas llegaban a la frontera sin tirotear al no haber prácticamente en la zona francesa puestos que pudiesen perturbar su dirección, y que hoy en día desde las Landas hasta la frontera española existen decenas y decenas de líneas de puestos llenas de ávidos cazadores franceses que presionan a los bandos a elevarse y a buscar rutas alternativas a través de otros subvalles más occidentales, lo normal es que hayan disminuido las capturas en los lugares antaño tradicionales, pero que han elevado de forma espectacular en los nuevos lugares por los que intentan cruzar, como ocurre en los cotos de la regata del río Bidasoa, incluso en la vecina Guipúzcoa, donde se las puede ver cruzar cerca del mar.

Climatología: Un condicionante muy importante para la caza de la paloma migratoria depende de la metereología y más en particular de la gran importancia de los vientos. En primer lugar es necesario que el tiempo esté despejado, ya que la lluvia, los temporales o la niebla impiden la migración. En segundo lugar, es preferible que haya viento sur o bochorno, ya que con ello los bandos van contra el viento acercándose a los collados muy cercanas a las copas de los árboles y facilitando a los cazadores grandes cacerías al poder efectuar sus disparos mas cerca. Por el contrario, los días de viento norte las palomas los cruzan con viento de cola a gran altura y velocidad, lo que dificulta o impide su captura al cruzar estas fuera de tiro o en los límites del mismo.

Regulación Normativa: El periodo de caza de la paloma torcaz y zurita y malvíz, está autorizado desde el 1 de octubre hasta el 8 de diciembre, pudiéndose cazar todos los días desde los puestos y chozas autorizados. Los puestos de tiro han de ser fijos, tanto desde suelo como en lo alto de los árboles, estar autorizados en los Planes de Ordenación de los cotos de caza, ubicados en las cumbres de las cordilleras o en las zonas altas de las laderas, quedando prohibidas las escopetas volantes y transitar fuera de los puestos con las armas desenfundadas, excepto cuando el cazador salga a recoger una paloma caída en la proximidad del puesto, en cuyo caso deberá llevar el arma descargada. Una novedad que conviene destacar este año es que en aras de la seguridad cada puesto solo se podrá utilizar por un máximo de tres cazadores simultáneamente.

Las fechas claves son la semana anterior y posterior al 12 de octubre, festividad de la virgen del Pilar, decreciendo paulatinamente conforme se acerca se acerca el fin de mes y la llegada de los fríos invernales, eso si, con la llegada de los primeros fríos invernales suele haber golpes muy fuertes de pasa procedente de los bandos que han aguantado hasta ultima hora concentrándose en el sur de Francia alimentándose en los maizales de las Landas.

Los puestos de tiro, situados en línea de espera, tienen la obligación de tener una separación mínima de 50 metros, y en caso de interferencia entre ellos, tiene preferencia el más antiguo. Se entiende que hay interferencia cuando la eficacia del puesto preferente queda mermada y no exista acuerdo para cazar conjuntamente entre los titulares de los puestos afectados.

Para los cazadores que se animen he de indicar que las ofertas de las subastas suelen salir publicadas en el Boletín Oficial de Navarra cuya dirección de internet es
HTTP://WWW.CFNAVARRA.ES/MEDIOAMBIENTE, o en los anuncios de periódicos de ámbito local como el Diario de Navarra , siendo de interés para recabar información el teléfono del gobierno de Navarra 848 427000, o el de la Asociación de Cazadores Navarros 948 175049.

 

Archivado en:  Carlos Irujo,

 

Comentarios

Nombre *

E-mail * No se mostrará

Página web

Comentario *

* Obligatorio

Unión Nacional de Asociaciones de Caza (UNAC) unacaza@gmail.com

Inscrita en el Registro Nacional de Asociaciones con el número: 586707

Código de Identificación Fiscal (C.I.F.): G-97716351

Dirección de correos: Apartado Postal 140 AP, 41940 Tomares (Sevilla).

Fax: 945 94 80 61

© UNAC 2008 - 2014