UNAC
Siguenos en Facebook Siguenos en Twitter Siguenos por RSS
Tags con Jaime Veiga Fontán

« Volver

CAZA SOCIAL

Acceder »

PATRIMONIO NATURAL CINEGETICO

Acceder »

LOS DERECHOS DE LA CAZA

Acceder »

IR A LA WEB

Acceder »

Tags

Luis Felipe Gutiérrez Bermejo
José Ant Pineda
CLub Monteiros Ribeira Sacra
UNITEGA
Juan Miguel Sánchez Roig
La Caza Menor en Tenerife
José Mari Agramonte Aguirre
Víctor Rafael Mascarell Mascarell
Juan Miguel Sánchez Roig
Jaime Veiga Fontán
Manuel Villanueva
Teófilo Ruíz Viñaspre
Carlos Irujo Beruete
Juan José García Estévez.
Miguel Iñigo Noain
Antonio Mota
Carlos Irujo
Miguel Íñigo Noáin
José Antonio Martínez del Hierro
Serafín Cortes Collado
José Ignacio Ñudi
Miguel Pou
Luis Felipe Gutiérrez
Jaime Veiga Fontán

Es conveniente aclarar, antes de comenzar, que algo normal es aquello que se toma como norma o regla, aquello que es regular y ordinario mientras que lo anormal sería etimológicamente hablando algo no normal, algo no sujeto a norma o regla y que se sale del conducto reglado.

En nuestra vida cotidiana nos enfrentamos a problemas que se repiten en el tiempo por lo que en teoría deberían estar sujetos a un proceso reglado de resolución, sin que por ello nadie tenga que rasgarse las vestiduras, se podría decir que deberían estar sujetos a un proceso normalizado de resolución.

En los años que llevo en el mundo de la caza hay ciertos temas que son reiterativos, digamos que vienen siendo habituales pero que después de muchos años siguen teniendo soluciones anormales o mejor dicho, a veces……..no legales. Lejos de ser una solución, el remedio acaba formando parte de él, metiendo el tema en un círculo vicioso sin salida.

Lo curioso de la cuestión es que para muchos cazadores lo normal, parece ser dar solución a ciertas cuestiones tomándose la justicia por la mano. Saltándose cualquier procedimiento reglado en caso de que exista o lo que es peor, eliminando cualquier posibilidad de que esa cuestión tenga una solución reglada y normalizada. Sin necesidad de cometer, con toda seguridad, una tropelía o un delito que pueda acarrearle serios problemas en caso de que lo cojan.

Lo que tenemos que tener clarísimo es que la administración esta ahí para dar solución a cierto tipo de cuestiones. Ella es la que tiene potestad de actuar desarrollando la vía legal que ponga fin al entuerto. Por delicada o complicada que sea la solución la administración en ciertas circunstancias es quien tiene que actuar o autorizar los medios legales para su resolución. Recordemos la barbaridad que se hizo en el tema de los topillos o a día de hoy el tema del jabalí en Galicia con las batidas extemporáneas en plena época de reproducción.

Es bueno recordarles a los cazadores que la administración sólo actúa si nosotros la forzamos a que lo haga. ¿Como? Siguiendo los conductos legales que tenemos a nuestra disposición y presionando para que los desarrollen adecuadamente de tal manera que sea viable solucionar el tema siguiendo conductos reglados.

De nada valen las discusiones detrás de la barra de un bar, o las barbaridades que uno a veces tiene que oír cuando asiste a las asambleas de las sociedades de caza, eso no le supone ningún tipo de problema para la administración, es más, al no seguir ningún conducto reglado pues….. “palabras que lleva el viento el viento las trajo  y el viento se las llevo”….
No siguiendo la vía administrativa no queda constancia, no existe y lo que no existe no puede ni dársele solución ni ser un problema.

Lejos de los que muchos piensan, nuestros derechos se ganan en esas pequeñas batallas que libramos en el día a día; para que, lejos de ser unos delincuentes dando solución a problemas normales, sea la administración quien regule o de resolución  de manera normalizada a esas cuestiones que vienen siendo habituales en nuestros campos. Pero también, dando uso de las herramientas legales que la administración pone a nuestro alcance, evitando con ello su desaparición por falta de uso.

Pondré un ejemplo para que esto se entienda mejor, lo voy a hacer con un tema muy de estos días en mi tierra, Galicia. Utilizaré una cuestión sobre el tema de los daños.

Muchos de nosotros sabemos que los ataques de los zorros a los gallineros son tan viejos como la existencia de los mismos, es más, se puede decir que incluso forma parte de lo normal, no es una situación que salga lo habitual en el tema de los daños, o si???

¿Ustedes creen que es así? ….A ustedes les parece que es un tema para el que la administración en Galicia tiene totalmente reglada la solución o el proceso legal para poner fin a los daños cuando estos se producen y en su Comunidad Autónoma?????? (Sí la suya no es Galicia).

Lo curioso es que cuando uno comienza a hablar con otros cazadores sobre esta cuestión, lo primero que le sugieren a uno antes de que cante un gallo es:
Solucionar el problema siguiendo una vía poco ortodoxa… vamos que parece que lo normal es que uno cometa un delito para solucionar el problema; es más, incluso más de uno te puede mirar con cara rara y decirte que para que te complicas la vida, le pegas un tiro y punto…….pero de utilizar la vía legal na de na, a uno le dan cualquier otra solución peregrina pero…poco legal o nada. No….si en el fondo parece que el que esta cometiendo un error, o un delito, por intentar solucionar los daños siguiendo el camino correcto  es el que se puede meter realmente en un problema, anda que tiene narices el tema….

Tomar la vía “fácil”, es el único camino que da lugar a que en la vida el tema tenga una solución normalizada y además nos convierte en unos auténticos delincuentes. Mal que nos pese, es en lo que nos vamos a convertir. Si optamos por tomarnos la justicia por la mano estamos dando pie a que en los pueblos de alguna manera se estén justificando ciertas conductas ilícitas. Estamos dando una cierta cobertura popular al furtivismo y respaldando con ello la degradación de nuestra actividad, la caza.

Lo más curioso de la historia es que hay una gran cantidad de gente dispuesta a poner en riesgo su patrimonio y otras muchas cosas por dar solución a estas cuestiones. Temas a los que la Administración tendría que poner fin siguiendo conductos reglados. Es curioso pero a nadie le parece extraño, es más, la cuestión está socialmente bastante aceptada en ciertos ámbitos, incluida la administración. Eso si, mientras no te trinquen, de manera ilegal, poniendo solución al entuerto. Los ojos ya te los quitan ellos por mucha razón que tú tengas. Las normas están para cumplirlas y no para hacer lo que a nosotros nos parezca conveniente……. pero ya saben, ojos que no ven……

Pero lo que a mi personalmente me sorprende más, es que cuando tenemos una orden de vedas como la de este año en Galicia que en determinadas situaciones en las que existen daños ( e incluso sin ellos), permiten la realización de ganchos al zorro incluso en los vedados o en las zonas de adiestramiento de perros……… pues resulta que algunas sociedades de caza les dicen a los paisanos que…….bueno mejor no lo digo…….creo que en el título del este texto hacia referencia a las soluciones “anormales” (que conste que puedo pensar lo que me de la gana…….pero no lo he escrito con mala intención).

Reproduzco a continuación lo que pone la orden de vedas

Daños producidos por las especies cinegéticas.    ( ZORRO )

Diario Oficial de Galicia Núm. 116 Viernes, 17 de Junio de 2011 Pág. 15392
CONSELLERÍA DO MEDIO RURAL
ORDE do 7 de Junio de 2011 por la  que se determinan las épocas hábiles de caza durante la temporada 2011-2012.

TÍTULO IV
Caza por daños
Artículo 13. Daños producidos por la caza.

1. Con el fin de reducir los daños que se puedan producir en la agricultura, en la ganadería, en la selvicultura, en la circulación viaria, en la flora y fauna silvestre, los servicios de Conservación de la Naturaleza podrán acordar medidas de control. Fuera del periodo hábil de caza, estas medidas se adoptarán, luego de la comprobación de los daños existentes por los agentes de Conservación de la Naturaleza, siguiendo las directrices expresamente establecidas por la Dirección General de la Naturaleza.

2. Las principales medidas de control frente a los daños por especies que se podrán adoptar son las siguientes:

d) Zorro (Vulpes vulpes):Con el fin de apoyar la consecución de la finalidad perseguida por las actuaciones de gestión realizadas en los tecores, se podrá autorizar por parte de los servicios de Conservación de la Naturaleza, por delegación del director general de Conservación de la Naturaleza, la realización de ganchos al zorro en las zonas de adiestramiento permanente para perros y en las zonas de reserva ( vedados ) que tengan aprobadas los tecores. Las solicitudes se deberán de presentar en el plazo más breve posible a partir de la detención de los daños, da manera que permita su comprobación por el servicio antes mencionado. Los solicitantes de los ganchos deberán de informar por escrito de los resultados de estés al Servicio de Conservación de la naturaleza correspondiente, en un plazo máximo de los 10 días siguientes a su realización. El incumplimiento de este requisito podrá suponer la no autorización de más ganchos y la anulación automática de los ya autorizados.

Es bueno recordarle a los cazadores que cuando se realiza una repoblación de conejos en un vedado (zona de reserva) y por ejemplo un zorro se come los conejos  esto supone un daño a la fauna silvestre.

Además por si no les llega añadiré a este comentario lo siguiente
Ley 4/1989 de 27 Marzo, de la flora y fauna silvestres concretamente del art26 a 28.

Articulo 26

1. Las administraciones públicas adoptaran las medidas necesarias para garantizar la conservación de las especies, de la flora y la fauna que viven en estado silvestre en el territorio español, con especial atención a las especies autóctonas.

4. Queda prohibido dar muerte, dañar, molestar o inquietar intencionadamente a los animales silvestres, y especialmente los comprendidos en alguna de las categorías enunciadas en el articulo 29, incluyendo su captura en vivo y la recolección de sus huevos o crías, así como alterar y destruir la vegetación.

Articulo 28

2. Podrán quedar sin efecto las prohibiciones del articulo 26.4, previa autorización administrativa del órgano competente, cuando concurra alguna de las circunstancias siguientes:

c) Para prevenir perjuicios importantes a los cultivos, el ganado, los bosques, la caza, la pesca y la calidad de las aguas.
d) Cuando sea necesario por razón de investigación, educación, repoblación o reintroducción, o cuando se precise para la cría en cautividad.

 Sigo con algunos comentarios en la línea del anterior.

Si un zorro entra en un gallinero de una zona vedada y se come las gallinas de un vecino son daños a la ganadería.

Si en una carretera (que transcurra por un vedado) hay varios accidentes con zorros existen daños a la circulación vial.

Además, en la redacción del texto incluso se puede sobre entender que si hay daños reiterados fuera de los vedados o de zonas de adiestramiento fuera del periodo hábil (caza y ganchos) se pueden tomar medidas encaminadas a corregir la situación.

Por lo que estimados señores cazadores:

No les parece que si existen daños…. la orden de vedas es lo suficientemente clara como para poder tomar las medidas oportunas al respecto…..incluso en las zonas de adiestramiento, los vedados y fuera de la temporada hábil.

Primer paso, denunciar los daños lo más pronto posible y que la administración haga las comprobaciones oportunas….. y segundo ponerlo en constancia de los responsables del Tecor para que si les da la gana tomen las medidas legales que tienen a su alcance por ejemplo mediante una solicitud para la realización de un gancho en la zona en que se produjeron (los daños).

No les parece que si la orden lo recoge es importante darle uso???????..... Más que nada para que el año que viene no se olviden de ponerlo.

Ya he dicho que nuestras batallas se libran en el día a día, es cuestión de avanzar hacia delante nunca hacia atrás como los cangrejos. Si esto ya nos lo han dado, tenemos que pretender llegar a que de una manera reglada se nos permita el control de predadores siguiendo estos y otros métodos que en un futuro se deberían autorizar ( lazos con tope, jaulas trampa…..) ……y sin tantas gaitas, como sucede en otras Comunidades Autónomas, sin convertirnos con ello en unos delincuentes, utilizando medios legales con procedimientos totalmente reglados por la Administración, sin que esta se rasgue las vestiduras sino como algo normal que es lo que debería ser.

Defender nuestros derechos también pasa por dar normalidad a ciertos asuntos “delicados” pero cotidianos, asuntos que requieren de soluciones perfectamente regladas. Ante este tipo de situaciones lo normal tiene que ser utilizar la vía legal, con un amparo legal y con métodos legales que la Administración tiene establecer o desarrollar si no los tiene………..sino no se como narices pretende alguno avanzar………

Pero por otro lado no podemos ser tan parvos como para pasarnos media vida llorando por los lugares de encuentro y discusión de cazadores, pidiendo por ejemplo que se nos deje cazar los zorros en los vedados (sobre todo por la cantidad de ellos llegan a alcanzar) y luego cuando nos lo ponen por escrito van nuestras sociedades de caza y no hacen uso de la orden de vedas para pedir los ganchos…..no!, preferimos seguir métodos más artesanales cuando por ejemplo cuando los zorros se papan las gallinas.

Un amigo mantiene la teoría de que nos gusta que nos den caña y lo que es peor, cuando nos dejan elegir o nos ponen la solución en la mesa siempre vamos a complicarnos la vida. Debe ser para poder seguir llorando y contando nuestras penas. La cuestión es que al menos en Galicia es uno de esos misterios de la vida que uno nunca llega a entender.

Anormales tenemos…..pero normales??????…es como las meigas en mi tierra, habelas hailas el carallo es dar con ellas (y que quede claro que hablo de las soluciones….que hay gente con muy mala leche…..). 


Jaime Veiga Fontán

La pérdida o el cambio de los usos tradicionales en el campo como medio de vida, como motor económico de una sociedad basada en el sector primario, hacia un modelo de economía industrial o de servicios con una agricultura mucho más intensiva, mucho más agresiva con el medio, ha desencadenado la pérdida o modificación de la riqueza del patrimonio natural cinegético de nuestros territorios. Se ha empobrecido o simplificado, en muchos casos, el hábitat de las especies de caza menor ( conejo, liebre, perdiz…) creándose quizás, otros más idóneos para la caza mayor. ( corzo, jabalí, etc….). 

La economía tradicional respetuosa con el medio ambiente dio lugar a toda una cultura propia de cada zona. Cada época del año era arropada con diversas celebraciones sociales marcadas por el ritmo estacional de cada territorio, la siembra, la siega, la cosecha…. en armonía también con los ciclos vitales de las poblaciones de animales salvajes. Pero además ha dado lugar, en no pocas ocasiones, a la aparición de unas construcciones típicas o a la creación de unos paisajes propios de cada territorio. Podemos decir que los seres humanos formaban parte del ecosistema que daba lugar a la presencia de las especies que los habitan o habitaban. 


En nuestro moderno y globalizado sistema económico tanto la sociedad como las entidades que lo componen se han dado cuenta de la necesidad de cuidar, respetar y fomentar nuestro hábitat, el lugar donde nosotros los seres humanos desarrollamos nuestras necesidades vitales. 


Esto también ha tenido reflejo en la legislación actual, sin ir más lejos en nuestra Constitución en el artículo 45: 
“…los poderes públicos velaran por la utilización racional de todos los recursos naturales, con la finalidad de proteger y mejorar la calidad de vida y restaurar el medio ambiente, apoyándose en la indispensable solidaridad colectiva” 

Pero no sólo en la legislación sino que también por ejemplo, las empresas se han hecho conscientes de la necesidad de asumir su responsabilidad en el entorno social y medioambiental en que se mueven, de las ventajas y los costes empresariales de no hacerlo. 

Aparecen en ese momento nuevas actividades económicas y empresariales basadas en estes modernos pero a la vez, en algunos casos, antiguos conceptos. 

Es en la conjugación de estos elementos donde comienzan a surgir, en un mundo globalizado y desarrollado como el nuestro, elementos que nos permiten diferenciarnos poniendo en valor, el rural. 

La caza social desarrolla su propia actividad dinamizadora en el rural ayudando a la fijación de población en el, generando riqueza directa e indirectamente. De hecho en el “ I Estudio Socioeconómico sobre la Caza y el perfil del Cazador en Galicia” (Federación Galega de caza, Conselleria do Medio Rural) se pone de pone de manifiesto que la caza genera un volumen de negocio directo e indirecto superior a los 94 millones y medio de euros anuales, cifra semejante al volumen de negocio que mueve el pujante sector vitivinícola en Galicia. 

Hablar de la actividad cinegética, es hablar también de turismo rural, restauración, empresas de trabajos forestales, guardas de campo, grano para siembras, desbroces, sembrados, recuperación de manantiales, de planes técnicos de aprovechamiento, etc…. 

Pero no sólo eso, sino que necesariamente estamos hablando de conservar la biodiversidad de nuestros territorios mediante el mantenimiento y recuperación de los lugares en que nuestras especies cinegéticas ven satisfechas sus necesidades vitales de refugio, alimento y zonas de reproducción. Estamos hablando de recuperar o mantener los usos tradicionales y el paisaje agrario que dio lugar a su presencia, además de conservar los elementos culturales de cada territorio como nexo de unión con el medio. 

Será la gestión y conservación nuestro patrimonio natural lo que devuelva la caza social a su estatus en la sociedad como un elemento capaz de generar riqueza de muy diversas formas, pese a no perseguir directamente el lucro, mediando entre nuestro mundo moderno, desarrollado y la preservación del equilibrio de medio natural, del medio rural que lo envuelve. 

En la Ley 42/2007 de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad se crean las llamadas “entidades de custodia del territorio” que es posiblemente el lugar que nuestras sociedades de cazadores, como entes asociativos sin ánimo de lucro, deberían comenzar a plantearse ocupar. 

Para poder llevar acabo esta función sólo tendrían que adecuar sus fines estatutarios, abriendo con ello la puerta a la custodia, lo tienen fácil. Quizás el mayor impedimento que se pueden encontrar muchas de ellas venga de encajar todo esto en un club deportivo, en los estatutos de un club deportivo, cuyo fin social es el fomento del deporte……. 

Las asociaciones de cazadores ya llevan muchos años trabajando en el terreno como entidades a las que o bien, el Estado en su momento o bien, las Comunidades Autónomas (Competencias delegables Art.148 aparado 11 de la Constitución Española) han encomendado la responsabilidad de la gestión del patrimonio natural cinegético de los terrenos en los que desenvuelven su actividad, la caza. Es más, nuestras sociedades desde hace años cuentan con cierto tipo de documentos en los que los propietarios de las tierras, de alguna manera, les han facilitado el actuar en el territorio (en la práctica es como si contasen con una especie de acuerdo de custodia con los propietarios para la preservación de esa riqueza natural). 

Para finalizar, diré que se hace necesario también que nuestras sociedades se aprovechen de la sinergias que producen la ínter actuación con otras entidades bien de ámbito local o de mayor rango. Esto les permitirá llevar acabo una mejora de mayor calado y con una mayor continuidad en el tiempo. 

Las sociedades de cazadores deben buscar mecanismos que permitan el desarrollo económico en nuestros campos basado en la gestión sostenible y responsable de los recursos existentes, la conservación del patrimonio cultural, la preservación del paisaje, los usos tradicionales de cada territorio y el conocimiento de las especies que los habitan. 

Por ejemplo, fomentando el desarrollo de sistemas de cultivo “ecológico” respetuoso con el medio ambiente que ayuden a evitar la pérdida de las pequeñas fincas de cultivo en nuestra tierra. 

Colaborando con otras entidades para que formen a la gente en sistemas de cultivo respetuosas con el medio. 

Promoviendo prácticas de buen uso y conservación de los recursos naturales (agrarios, forestales, cinegéticos…) 

Facilitando el desarrollo equilibrado de nuevas formas de disfrute del medio ambiente o del patrimonio, tanto cultural, como material o inmaterial; Un buen ejemplo en Galicia puede ser ciertas artes tradicionales de caza que se hayan en nuestros montes “as lobeiras” que demasiadas veces no han sido puestas en valor, o la multitud de petroglifos que podemos encontrar distribuidos por la geografía gallega. Si miramos a otras zonas de la geográfica nacional podemos encontrarnos con atractivas iniciativas, llevadas acabo por los cazadores, como por ejemplo la iniciativa “Bancales para la diversidad” de la Asociación de Entidades de Caza de la Comunidad Valenciana en la que se realizó una labor de protección, recuperación y conservación de los bancales de secano con márgenes de piedra seca, con el fin de preservar el patrimonio cultural y agrícola, y contribuir a la preservación de la flora y la fauna autóctona y su biodiversidad. 

La caza social necesariamente ha de gestionarse con una idea de conjunto no como algo independiente y separado del entorno que lo envuelve.

Post 1 a 2 de 2

 

Unión Nacional de Asociaciones de Caza (UNAC) unacaza@gmail.com

Inscrita en el Registro Nacional de Asociaciones con el número: 586707

Código de Identificación Fiscal (C.I.F.): G-97716351

Dirección de correos: Apartado Postal 140 AP, 41940 Tomares (Sevilla).

Fax: 945 94 80 61

© UNAC 2008 - 2017