UNAC
Siguenos en Facebook Siguenos en Twitter Siguenos por RSS
Medios de Comunicación

Contenidos Trofeo junio de 2010

La revista de caza Trofeo presenta su sumario de junio.
martes, 25 de mayo de 2010

Novedades Bushnell en óptica y cámaras-trampa

Nos desplazamos a Francia para probar las últimas novedades en óptica y cámaras-trampa de la firma norteamericana Bushnell, que destaca en ambos sectores.


Adiós pardillas

La Generalitat de Cataluña tiene previsto prohibir la caza de la perdiz pardilla la próxima temporada de caza. Se basa en una argumentación jurídica bastante polémica que ha puesto a los cazadores en pie de guerra, máxime cuando la caza de la especie está muy controlada y sus poblaciones no corren peligro.


Conejos estivales

En junio, algunas autonomías autorizan la caza del conejo. Por ello hemos querido saber cómo ha criado la especie, damos algunos consejos sobre su caza en estas fechas, facilitamos los periodos hábiles y las ofertas de algunos organizadores, que se han sabido adaptar a la crisis.


La caza del puma norteamericano

El puma norteamericano es el mismo que habita en América del sur, pero más grande y su hábitat mucho más duro, al menos frío, ya que nuestro protagonista tuvo que cazarlo en un terreno completamente nevado.


Conejos y liebres con harris y podenco

Este jovencísimo cetrero nos cuenta cómo caza conejos y liebres con un equipo poco habitual: harris y podenco. También explica cómo deben educarse perro y ave de presa para que formen un efectivo equipo de caza y no “se coman” entre ellos.


Repaso a la temporada corcera

A principios de abril se abrió la temporada corcera y desde varios puntos de nuestra geografía varios cazadores empedernidos comentan cómo está transcurriendo la temporada: calidad de los trofeos, abundancia de animales, etc. Algunos señalan cierto desconcierto en el ciclo natural de la especie.


Monterías “de primavera”

La Sierra de Córdoba ha sido declarada de “emergencia cinegética” ante el foco de la enfermedad de Aujezky, cuyo reservorio es el jabalí. Ante esto las autoridades obligan a los cotos a reducir drásticamente la población jabalinera, dando incluso permisos para batidas de primavera. El autor de este reportaje, montero cordobés, reflexiona sobre estas cacerías después de asistir a alguna de ellas.


 


 


Editorial de junio


 


Desprecio e hipocresía


José Ignacio Ñudi


Cuando entrevisté, hace ya años, a Rafael Notario, ya fallecido, que fue durante mucho tiempo jefe de Caza y Pesca del antiguo ICONA, en un momento de nuestra charla me dijo más o menos lo siguiente: “Los cazadores no tienen problemas en sacrificarse si les explican razonablemente que determinada especie tiene problemas y hay que dejar de cazarla. Pero lo que está pasando ahora es que se prohíbe sin argumentos, y eso indigna a los cazadores y les hace perder la confianza en la Administración”. Lo que dijo Notario es cada vez más cierto y se volverá a cumplir, una vez más, con la inminente prohibición de la perdiz pardilla en Cataluña.


Como podrán leer en el amplio reportaje que publicamos este mes, la Generalitat de Cataluña tiene previsto prohibir su caza la próxima temporada. Así vendrá recogido en la próxima orden de vedas, que está a punto de aprobarse.


Hasta la fecha, sólo Cataluña seguía permitiendo en España la caza de la pardilla después de que se prohibiera en Galicia, Asturias, La Rioja, Cantabria, Aragón y Castilla y León. Esto significa que la pardilla dejará de ser cazable en toda España por los siglos de los siglos.


Porque ésa es otra constante en nuestro país: especie que deja de cazarse jamás vuelve al listado de cazables. Pasó con gangas, ortegas, avutardas e incluso con las anátidas en la Comunidad de Madrid, que razonablemente las prohibió un año de sequía extrema y por la presión de determinados grupos siguen prohibidas.


¿Y cuáles son esta vez los argumentos para prohibir la pardilla? Pues una más que discutible interpretación jurídica de la Ley de Patrimonio Natural que, por cierto, se aprobó hace dos años. También, por fortalecer un poco más los argumentos, se añade que la especie no está tan bien como debería. La medida ha puesto en pie de guerra a los cazadores del Pirineo catalán porque algunos no cazan otra cosa y saben, porque son de verdad los que patean el monte, que la especie no está ni mucho menos en peligro, sobre todo en el Valle de Arán, cuyo Consejo, con autonomía cinegética, posiblemente decida seguir cazándola en su jurisdicción.


Pero lo más indignante de éstas y otras prohibiciones es lo que esconden: desprecio por la caza y los cazadores e hipocresía, mucha hipocresía.


Desprecio porque las propias administraciones encargadas de regular y tutelar la actividad cinegética, no creen en ella ni sienten mucha simpatía por sus practicantes. Si creyeran en ella y tuviesen cierta empatía con los cazadores, antes de prohibir una especie cinegética podrían proponer un plan de recuperación implicando a los propios cazadores: “cacen de esta forma, hagan estas mejoras, y ya veremos”. Pero no, se prohíbe una especie con argumentos cogidos con alfileres y se desprecia cuanto digan, propongan y hagan los cazadores por seguir cazándola y conservándola.


Luego está la hipocresía. El resto de comunidades que prohibieron la pardilla porque “estaba en peligro” no han hecho absolutamente nada por ayudarlas. Es más, es que ni saben cómo está la especie. Lo único que saben a ciencia cierta, con el aplauso de no poca gente, es que ya no se puede cazar, cuando eran los cazadores los únicos que, por ser los primeros interesados, hacían algo por ellas.


Propongo a la Generalitat una prueba comparativa: ver, al cabo de unos años, dónde hay más pardas: en una zona en la que se cacen razonablemente y se haga gestión o allí donde simplemente no se cazan. Más de uno se rasgaría las vestiduras con los resultados.


 

 

Archivado en:  otras noticias,

 

Unión Nacional de Asociaciones de Caza (UNAC) unacaza@gmail.com

Inscrita en el Registro Nacional de Asociaciones con el número: 586707

Código de Identificación Fiscal (C.I.F.): G-97716351

Dirección de correos: Apartado Postal 140 AP, 41940 Tomares (Sevilla).

Fax: 945 94 80 61

© UNAC 2008 - 2017